Amenazas

Águila bonelli

 

Los principales factores que llevaron al brusco desplome poblacional de la especie entre los años 70 y 90 fueron la muerte por electrocución/colisión y la persecución directa unidos a problemas derivados de la estocasticidad demográfica y el aislamiento poblacional en algunos casos. Los problemas de conservación derivados a las altas tasas de mortalidad no natural (electrocución y persecución) han tratado de ser enfrentados mediante esfuerzos anteriores; sin embargo, se mantienen los problemas de conservación relacionados con las dinámicas poblacionales que no han sido abordados en proyectos anteriores y por los que es necesario un nuevo esfuerzo.

 

Así, a pesar de los esfuerzos realizados en la conservación de esta especie, existen todavía dudas basadas fundamentalmente en el desconocimiento de los movimientos de los individuos. A partir de la protección legal y de las primeras medidas de conservación llevadas a cabo desde los 80, otras especies de rapaces se han ido recuperando, pero el águila de Bonelli ha seguido desapareciendo progresivamente de norte a sur de la península ibérica.

Hasta ahora se ha abordado el análisis demográfico principalmente a partir de parámetros como productividad y mortalidad en cada población, sin otorgar igual importancia a las tasas de inmigración, emigración, reclutamiento, áreas sumidero y áreas fuente.

Problema 1: Problemas derivados de la dinámica metapoblacional de la especie.

El principal problema para la reintroducción y recuperación de poblaciones se basa en el concepto de la metapoblación y las relaciones existentes entre las poblaciones de diferentes regiones. Una vez analizadas las fases previas de corrección y disminución de las amenazas a la especie, no es posible realizar esfuerzos independientes en cada una de las regiones para la introducción de ejemplares sin ver las relaciones con las otras regiones. El carácter dispersivo de la especie conlleva movimientos de los ejemplares por lo que ejemplares introducidos en una región pueden pasar a reforzar la población de otra zona.

Gracias a las medidas de conservación acometidas, se redujo considerablemente la mortalidad adulta y juvenil y se limitó momentáneamente la pérdida de territorios ocupados en las áreas del proyecto. No obstante, dada la tendencia general de la especie a nivel europeo, la población regional (a excepción de Andalucía) ha continuado decayendo en los últimos años; como consecuencia de la situación biogeográfica de estas regiones en el límite de la distribución específica de la especie y la existencia de un déficit entre la productividad anual y la mortalidad adulta y juvenil de la metapoblación peninsular; que limita el flujo filopátrico y la capacidad de reposición de los adultos territoriales (Real y Mañosa 1997, Fernández y Azkona 2010).

La dinámica poblacional de la perdicera en la península ibérica y sur de Francia muestra que las poblaciones, a pesar de estar separadas entre sí, están conectadas mediante fenómenos ocasionales de inmigración y emigración. Esta estructura se ha denominado en Biología de la Conservación ‘metapoblación’. Así, las medidas de conservación se han centrado en poblaciones más o menos aisladas, sin considerar el papel que dicha población juega en la metapoblación. Por ejemplo, la población de Navarra y la de Provenza (Francia) pierden águilas debido a las elevadas tasas de emigración juvenil que se desplazan hacia el sur y no regresan en número suficiente debido al aislamiento y pequeño tamaño de estas poblaciones (Real y Mañosa, 1996). Además, se han detectado también elevadas tasas de mortalidad subadulta cuya resolución necesita también de una aproximación global, ibérica (Real y Mañosa, 1996).

Es por ello, que el presente proyecto LIFE BONELLI trata de abarcar el problema desde una perspectiva global. Se considera primordial la monitorización de las aves existentes (tanto las salvajes como las criadas en cautividad) y tratar de averiguar sus movimientos, resolviendo dudas como donde van las aves que se producen en Andalucía pero no recolonizan los antiguos territorios en otras regiones. La monitorización de los individuos y el hecho de trabajar con 5 regiones diferentes va a permitir obtener una visión más completa de las relaciones existentes entre los núcleos de población. De esta manera se pretende averiguar cómo es el movimiento natural de la especie y cómo se comportan las poblaciones en su conjunto (metapoblación). Con estos datos se tratará de determinar cuáles son estos problemas de conservación.

Como se está comentando, la reducción de la disponibilidad de alimento se ha apuntado como una de las causas de la regresión de la especie, particularmente en las regiones situadas en el límite septentrional del área de distribución específica (norte de España), como es el caso de Navarra y Álava, lo que lleva a necesitar un mayor esfuerzo en la realización de acciones de mejora y conservación del hábitat en esas zonas. Igualmente, dado el progresivo abandono y despoblación que se está produciendo en la zona pre-pirenaica de Navarra, que es donde se encuentran las principales áreas de la especie en la región, con el correspondiente deterioro del hábitat asociado, se considera necesaria la realización de un esfuerzo especial para corregirlo.

Unido a estos problemas de conservación, es necesario continuar trabajando sobre una serie de peligros y amenazas que han sido los causantes de la disminución de la población ibérica de águila de Bonelli a nivel global. Al ser una especie que tolera la presencia humana mejor que otras, ocurre que la mayoría de los territorios se encuentran en zonas relativamente humanizadas, con los riesgos y amenazas que conlleva (que tendrán una mayor o menor incidencia según las características y antecedentes de cada región implicada en el proyecto).

Tal y como exige la normativa de la UICN para la reintroducción de especies, es imprescindible haber reducido al máximo estas amenazas para poder reintroducir con éxito las especies. Por ello, aunque en proyectos anteriores ya se ha realizado un importante trabajo en este sentido, el proyecto BONELLI continua en esta línea minimizando aún más las amenazas y peligros para favorecer el arraigo en las zonas objetivo de los nuevos ejemplares reintroducidos.

 

Estas amenazas son:

Agentes forestales y miembros de GREFA durante el levantamiento del cadaver de un águila de bonelli electrocutadaAmenaza 1: Electrocución y colisión

La electrocución se concentra en tendidos de distribución, mientras que la colisión puede ocurrir en cualquier tendido aéreo de cable no aislado, así como en parques  eólicos próximos a las áreas de cría.

Se considera la principal causa de mortalidad adulta y preadulta.

En las áreas del proyecto se ha disminuido drásticamente este factor de amenaza gracias a las medidas correctoras efectuadas, pero deben ser completadas o mantenidas.

Amenaza 2: Actuaciones humanas de homogeneización del hábitat.

Modificaciones del hábitat de nidificación por homogeneización del hábitat mediante infraestructuras y transformaciones del medio.

Disminuye la disponibilidad de presas potenciales en las áreas de campeo, lo que puede limitar la productividad. Reduce la capacidad de acogida de los territorios, dificultando la recolonización de los antiguos territorios y, en casos extremos, puede suponer el abandono de las áreas de cría.

Amenaza 3: Molestias humanas en las áreas de nidificación

Asociada a actividades lúdico-recreativas (excursionismo, deportes de aventura como escalada o barranquismo, fotografía, turismo, etc.) y productivas (canteras, agropecuarias, infraestructuras, etc.). Es una de las principales causa del fracaso reproductivo. Está amenaza está aumento por el auge de deportes invasivos. En el seno del proyecto se van a regular actividades de ocio y tiempo libre en antiguos territorios de águila de Bonelli para favorecer su recolonización.

Amenaza 4: Deterioro natural del hábitat

De manera general, hay que recordar que el águila de Bonelli es una especie circunmediterránea en el ámbito paleártico occidental. Rupícola y termófila ocupa hábitats mediterráneos. Tanto Álava como Navarra se encuentran en el límite bioclimático de la región mediterránea en la Península Ibérica y por tanto disponen de menos cantidad de este tipo de hábitats.

Este deterioro del hábitat, también disminuye la disponibilidad de presas potenciales en las áreas de campeo, lo que puede limitar la productividad. Reduce la capacidad de acogida de los territorios, dificultando la recolonización de los antiguos territorios y, en casos extremos, puede suponer el abandono de las áreas de cría. Según los datos disponibles por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, las Densidades Relativas de las poblaciones de conejo en Navarra y País Vasco presentan algunos de los valores más bajos.

Por lo tanto, la mejora del hábitat mediante el incremento de las poblaciones presa se considera una acción prioritaria en las regiones septentrionales, mientras que no se contempla en las Comunidades más mediterráneas (Madrid y Baleares).

Amenaza 5: Persecución directa y caza ilegal

Asociada básicamente a la actividad cinegética. La persecución directa es cada vez menos importante pero se siguen produciendo casos de muertes por disparo y envenenamiento, asociadas a una mala fama de las rapaces que está cambiando en la sociedad. En este sentido, en Mallorca, la desaparición de la especie fue como consecuencia de una persecución directa. Indirectamente, la mortalidad adulta ocasiona una importante reducción del potencial reproductor.

Aunque al ser una actividad furtiva es difícil de cuantificar, se trata de la segunda causa de mortalidad adulta y preadulta.

 

Miembros de GREFA junto al cadaver de un águila de bonelli electrocutada

 

Seminario final Life Bonelli, ¡No te lo pierdas!

seminario final Life Bonelli

Folleto del proyecto

folleto informativo bonelli

Seguimiento de ejemplares liberados

 Seguimiento de ejemplares liberados

Photo News

lifebonelli newsletter esp